El BCE, segundo asalto

El BCE, rebaja a 0.05 los tipos de interés, y perfila ya de forma definitiva compras deuda del sector privado por valor de  medio billón de euros, que  más técnicamente están llamando bonos titulizados, o valores respaldados por activos (ABS).
Así pues la gran incógnita ahora es: ¿Qué van a suponer estas medidas?

A pesar del gran revuelo que esto haya podido causar en los medios,a mi parecer, la respuesta a la pregunta planteada sigue siendo; no mucho.
Como ya he reiterado numerosas veces, el problema de crédito en la eurozona no es de oferta, sino de demanda. Puedes llevar el caballo al río, pero no puedes obligarlo a beber.
Si Draghi espera que la población vuelva a endeudarse a los niveles previos de 2008, lo lleva claro. Las familias españolas, aun siguen tremendamente endeudadas, y ninguna cantidad ingente de crédito barato va a cambiar eso.
En el peor, aunque improbable, de los casos, si Draghi consigue lo que quiere, presenciaríamos un periodo parecido al que nos llevó a la crisis de 2008. Un crecimiento insostenible basado en la deuda.
Por suerte, los agentes económicos, gozan de un mejor juicio que el presidente del BCE.
El programa de compras del BCE, no difiere mucho del ya puesto en practica por la Reserva Federal, el TARP, y es que ya advierte el banco Central Europeo de que en su cesta de compra se incluirán activos respaldados por préstamos del sector inmobiliario. Lo que en inglés se conoce como mortgage-backed securities.

Más interesante, y sin precedentes, fue la decisión del BCE de utilizar una tasa de interés negativa para su facilidad de depósito. Como vimos hace unas semanas, esto a empujado las tasas de la deuda soberana a mínimos históricos. Al tener que pagar una tasa por aparcar el dinero en el BCE, los bancos se pelean por comprar bonos soberanos y deuda corporativa.
Pero esto, no es como muchos piensan, una señal de que los Estados vuelven a ser solventes, de que los problemas de la crisis son cosa del pasado. Todo lo contrario, estas bajadas en los tipos, no reflejan ningún tipo de mejora, sino que son el resultado de un sistema financiero que se ve forzado a escoger el mejor de dos males.
Y peor aún, esto solo servirá para cebar aún más la burbuja del sector público, que no dudara en hacer uso de esta favorable situación para maximizar de nuevo su endeudamiento fiscal.

En conclusión, el BCE, sigue encabezonado con hacer beber al caballo, mientras que los verdaderos problemas de fondo persisten. En particular, la descapitalización bancaria, y el proceso de desapalancamiento que el BCE debería intentar favorecer, en vez de ralentizar, para así poder sanear la economía europea.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: